El éxito no es suerte

He tenido ocasión de explicarle esto a una persona cercana y he decidido compartirlo.

Muchos piensan que el éxito es sólo consecuencia de la buena suerte. La verdad es que cada vez que escucho esto me hace gracia. No soy creyente, no creo en el destino, y nunca rezaré para que mis problemas se solucionen, al igual que tampoco esperaré a que la suerte por si sola sea lo único que vaya a guiar mi buena suerte.

El éxito es consecuencia de crear oportunidades, una y otra vez, de ser muy persistente, de no parar de aprender (obsesión por mejorar, por leer y aprender) y de no descansar hasta lograr lo que te propones.

Tienes que tener muy claro lo que quieres, para centrar toda tu energía en eso, y que te la &%!* todas las veces que no tengas éxito. Entonces, y sólo entonces, tendrás mucha suerte y los envidiosos dirán que estás demasiado acostumbrado a que todo te salga siempre bien, sin entender que a lo que realmente estás acostumbrado es a ir a por lo que te propones sin que te importe cuantas veces salga mal. Algunos lo llamarán indiferencia, otros locura, pero tu sabes que esa es tu línea más recta. Lamentarse y preocuparse quita tiempo y tiene el mismo efecto que pelar patatas con un tenedor.

Otro factor igual de importante es tu felicidad. Nadie infeliz es capaz de lograr nada. Cuanto más feliz eres más éxito tienes en absolutamente todo lo que haces. ¿Cual suele ser el error más común? Infravalorar tus posibilidades de ser feliz. La mayoría de la gente sobrevalora su presente e infravalora completamente su futuro. Cuando era pequeño descubrí (a base de repetición) que por muy mal que me me fuese ese día, o esa semana, o incluso ese mes, sabía que al día, semana o mes siguiente iba a estar a tope y a otro nivel. Cuando sabes que esto siempre funciona así has descubierto una mina.

Eres humano, fracasar muy seguido duele, pero tienes que venirte arriba y seguir creando oportunidades. Si sale mal habrás aprendido mucho e incorporarás esta valiosa lección a tu galería de experiencias. Ten por seguro que siempre encontrarás una o varias oportunidades mil veces mejores a por las que ir (tendrías que ser muy pesimista para no verlo). Con el tiempo verás que esto siempre se cumple. No ha habido ni una sola vez en la que algo me haya salido mal que no haya venido seguida de una oportunidad todavía mejor. Ese será el momento de cambiar una meta buena por otra excepcional, y además, como bonús, sumarás una nueva experiencia. 

Olvídate de la inteligencia, ya lo eres; lo que te diferencia es tu capacidad para desenvolverte ante una experiencia completamente nueva.

Crea las oportunidades y no te olvides de seguir mejorando. Recuerda que tú eres tu inversión más importante en tu vida. No olvides que todo es imposible hasta que das con los recursos y las ganas para convertir lo que parecía imposible en posible. Por muy mal que te vaya tus posibilidades de acabar debajo de un puente son escasas a no ser que te lo propongas. 

A Blooming East Coast Tech Hub

New York has the potential of hosting a bigger technology hub than San Francisco. With more universities, a bigger population, and an excellent seed/venture capital ecosystem that won’t envy the lovely west coast city's, home to major technology and Internet companies that have sprung out of early seed dollars, the east coast metropoly is in fact already on its way.
Technology is becoming one of New York's biggest industries along with its two other most prominent sectors, advertising and finance. Exciting news for the city as the latter continues to decline, in part because of new regulations. As Wall Street adjusts, thousands of employees are being laid off, salaries are being cut down, and the financial sector is continuing to shrink.
Technology will always stand out as the biggest and top-of-the-mind industry in San Francisco. No matter what happens in New York or anywhere else, the former gold rush destination will remain the number one reference in IT for years to come.
In San Francisco you will find a unique area full of startups (and awesome coworking spaces, incubators, VCs, bars and restaurants around them) in its famous South Of MArket street district, very close to where Apple and Google present their new creations every year, and right by the Bay Bridge and the city's popular Financial District. New York is getting there at a very fast pace. Just go for a walk around Manhattan and you'll be astonished by the amount of startups that are emerging in the area.
The only thing New York needs is a proactive population like San Francisco's, willing to try every new product launched. However, with such a young population, the city's new ventures don't seem to be having a hard time finding plenty of these early adopters.
Let's face it, you can't launch Uber, Airbnb, Lyft, Shopping Express or Wallet in Madrid, London or Berlin, just to name a few, you need to start by launching in a place where people will embrace your product and at least give it a try. New York is not an exception. 
Not too long ago, until the early 90s, Tokyo was considered the world's epicenter of technology. San Francisco had the honor of taking over. New York is bound to be playing in the same league soon, so the world can enjoy two amazing technology hubs. Game on.